¿Mentes cerradas?

¿Mentes cerradas?

Hola… En estos primeros fríos del invierno limeño y observando a través del ventanal de mi oficina, aquí en el Colegio San Agustín, miro a lo lejos a un hombre caminar hacia donde me encuentro; él es siempre bien recibido por mí, el “Filósofo de La Encalada”. -Pasa, le digo. -No, me contestó, estoy con prisa; he venido solamente a dejarte una frase, la que te pido reflexiones: “El problema de las mentes cerradas es que siempre tienen la boca abierta”. Y se despidió de mí; pero sé que pronto regresará porque es una persona fiel a la amistad, la que tenemos desde hace muchos años.

Arropado con mi chompa no solo por el frío, sino por mis pensamientos, dejé volar la imaginación y me encontré con un mundo donde, como nunca, el ser humano tiene infinitas posibilidades de comunicación.

No sé si por miedo -aunque pienso que es aún más por inseguridad- somos muchas las personas que hemos cuadriculado nuestras mentes con cuatro ideas, cerrándole paso a todo lo que sea novedad y que con ello podamos estar corriendo peligro que nos desidentifiquen. Pero a la par, nuestras mentes están cerradas a nuevas ideas; sin embargo, tenemos la boca bien abierta o quizá, modernamente, nuestros deditos muy ágiles para mandar por whatsapp aquello que se nos ocurre sin haberlo pensado o, lo que es peor, vivir en una sola dirección; cuando como decían mis antiguos profesores: “En la variedad está el gusto”.

No necesitas que te lo explique, pero déjame que te cuente, para mi tranquilidad, que confío en mis principios y valores que, en analogía, serían los cimientos de mi vida, pero que después las paredes, las puertas y las ventanas, al igual que los colores y los adornos, pueden tener varios matices y no llegar a empobrecerme tanto que pueda no decir, pero sí pensar que aquel que no piensa como yo, no es digno de mí.

Reitero mi pedido del domingo pasado, para que este sábado 25 de mayo, en la ciudad del Cusco, acompañemos al Arzobispo Richard Alarcón en la Solemne Eucaristía que, con ella, los Agustinos iniciaremos el Proceso de Beatificación de Fray Diego Ortiz, “El Misionero Fiel”. Después de la Misa, tendremos la Presentación del Libro de Fray Gustavo Moreno Ulloa, quien nos hablará de la Vida de Fray Diego. Será un gusto compartir con la Comunidad del Cusco a tan esperanzador acontecimiento. Fue este hombre fiel a la Orden Agustina; por lo tanto, fiel a la Iglesia y fiel a Cristo y a su Palabra.

“Hay heridas que en vez de abrirnos la piel, nos abren los ojos”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos: Agustinos Perú 

¡Nuevo beato agustino!

¡Nuevo beato agustino!

Hola… Perú podría tener un nuevo beato, se trata del fraile agustino: Diego Ortiz, quien fiel a su fe murió martirizado a manos del pueblo. Con la finalidad de difundir su historia de vida, la Orden de San Agustín, Provincia de Nuestra Señora de Gracia, ha preparado una serie de actividades en la ciudad de Cusco.

El día 25 de mayo, a las 10:00 a.m., se oficiará una misa presidida por el Obispo de Cusco, Monseñor Richard Daniel Alarcón Urrutia, donde los fieles católicos pedirán por la beatificación del fraile, cabe resaltar que esta misa es abierta para el público en general. Además, a las 11:30 a.m. se realizará la presentación del libro “Fr. Diego Ortiz. El misionero fiel”, novela histórica realizada por Fr. Gustavo Moreno Ulloa, OSA, que intenta contar la biografía del fraile agustino y misionero del siglo XVI y sus pasos por la zona de Vilcabamba en Cusco.

El “Siervo de Dios”, Fray Diego Ortiz, fue un fraile agustino que evangelizó a las poblaciones de Yanacachi, Capiñora y el Cuzco, entre los años 1563 y 1566. Durante su etapa de evangelización en Vilcabamba el fraile tenía discordancias con el Inca Cusitito, debido a los actos inmorales que este cometía. Luego de que el Inca muriera a causa de sus excesos, el pueblo le pidió a Fray Diego Ortiz que lo reviviera y, como no lo hizo, lo condenaron a muerte.

Proceso de beatificación: En 1996-1998 el Vaticano reconoció a Fray Diego Ortiz como “Siervo de Dios”, primera etapa del proceso de Beatificación. Ante esto, el Postulador General de la Orden de San Agustín, Josef Sciberras señaló que está preparando la “Positio Super Martyrio”, presentación racional de las pruebas (de testigos y documentos) sobre el martirio del Siervo de Dios. Eso significa que se encuentren suficientes pruebas, más allá de cualquier duda humana, que Fr. Ortiz fue martirizado in odium fideí, es decir, que haya un perseguidor que real y materialmente mata al Siervo de Dios en odio a la fe o a alguna virtud de la vida cristiana.

Si los peritos de la Congregación para la Causa de los Santos reconocen el martirio, el Santo Padre dicta el decreto en el que se reconoce su beatificación. Una vez beatificado a causa de su martirio, si se confirma un milagro, pasaría a ser canonizado y se convertiría en el primer santo agustino en el Perú.

“Fr. Diego Ortiz. El misionero fiel”, cuenta con 85 páginas de fácil lectura y está dirigido para el público en general.

A todas las MAMÁS del Perú: Que hayan tenido un “FELIZ DÍA”.

“Todo lo que siempre has querido está al otro lado del miedo”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

P. Pablo Larrán García, O.S.A.
pablo@sanagustin.edu.pe

¿A quién premiamos?

¿A quién premiamos?

Hola… A veces en la vida solemos cometer graves errores a la hora de reconocer y valorar el esfuerzo de los demás. Puede suceder que demos méritos a personas que no se lo merecen y, simultáneamente, se los quitemos a quienes en realidad hicieron todo el trabajo.

Mi amigo, el “Filósofo de La Encalada”, a quien extraño mucho porque hace un buen tiempo que no viene a visitarme, me contó esta historia:

Había una vez una granja en el campo donde el animal estrella era un bellísimo caballo de paso, a quien el granjero cuidaba casi casi como si fuera su hijo. Pero un día se enfermó y resulta que no había otra solución que no fuese el llamar al veterinario y ponerlo en manos de la ciencia. Llegó el doctor, lo auscultó y con cara de preocupación le dijo al amo: -Me temo que no va a salir de esta. Este le contestó: -Por favor, este caballo es una joya y no puedo darme el gusto de perderlo. -Haré lo que pueda, le contestó el veterinario. Al lado del caballo había un chanchito que lo escuchó todo y se propuso ayudarlo en lo que fuera posible. El caballo tenía que tomar unas vitaminas; sin embargo, se negaba a hacerlo, cosa que, en la noche, el chanchito se le acercaba y le decía: -Tienes que hacerlo, tú no puedes morirte siendo tan joven y, sobre todo, por el futuro maravilloso que te resta por vivir. Pero el caballo ni siquiera miraba al pobre chanchito, ni le quería hacer caso… Día tras día el chanchito insistía con cariño, con dedicación y parece ser que el caballo, por fin, aceptó tomar la medicación.

Pasaron algunas semanas, el caballo ya pudo pararse y el dueño se encontraba feliz y contento de verlo mejorado. Llamó a los amigos y les dijo: -Soy el hombre más feliz del mundo, mi caballo se ha recuperado, pues merece que lo festejemos a lo grande; he pensado matar al chanchito y celebrar una fiesta.

Cuando mi amigo, el “Filósofo de La Encalada”, me contó esta historia, dijo: -Mi querido Pablo, en esta vida los seres humanos muchas veces no reconocemos a los verdaderos artífices de lo bueno que sucede en el mundo y, al otro lado de la historia, solemos premiar a los que no han movido ni un dedo por nosotros.

“Todo lo que siempre has querido está al otro lado del miedo”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

P. Pablo Larrán García, O.S.A.
pablo@sanagustin.edu.pe

Un corazón cargado de misericordia

Un corazón cargado de misericordia

Hola… Hace aproximadamente cuarenta años, en la Parroquia Nuestra Señora del Consuelo, conocí a una persona, a quien enterré el año pasado y esta semana celebré su misa. Su nombre es “Yolanda” y en la Parroquia había un cuadro del “Señor de la Divina Misericordia” que, tengo entendido, fue el primero que llegó al Perú traído por ella.

Creo, sin lugar a duda, que la Devoción al Señor de la Divina Misericordia en el Perú tiene un nombre propio y este es: “Sra. Yolanda”. Ella recorrió todo el Perú creando Grupos de Oración entorno a esta devoción; su vida la dedicó a querer ser Apóstol de esta y puedo decir que lo consiguió.

El día que presidí la misa recordando su partida a la Casa del Padre, leía en el Salmo Responsorial la Antífona que dice: «El Señor es compasivo y misericordioso»; correspondía a la lectura propia de ese día, por lo que puedo afirmar una vez más que las cosas de Dios nunca son casualidades.

San Juan Pablo II instituyó a esta fecha, Segundo Domingo de Pascua, como el “Día del Señor de la Divina Misericordia”, para que valorásemos la Resurrección de Jesús y que esta no se dio para que la pusiéramos en los Altares, sino para que entendiéramos y actuáramos como el Señor quiere, siendo desde nuestros corazones compasivos y misericordiosos.

Nada es gratuito en esta vida y quien, a lo largo de ella, sabe construir un corazón cargado de misericordia, cuando lleguemos a la Casa del Padre entenderemos y agradeceremos que ni un segundo fue vivido en vano, porque lo recibido ha de ser la plenitud del amor y en el juicio ante Dios nos encontraremos con Aquel a quien imitamos en vida, a un Dios compasivo y misericordioso de nuestros errores.

No es fácil caminar hoy por el mundo con esta bandera, cuando a la inmensa mayoría de nosotros nos atrae el individualismo y, por lo tanto, ese egoísmo cuyo enunciado es: Primero yo, después yo y, si algo me sobra, también para mí. Es verdad que no son todos; por eso, recuerden que este domingo sirva para evaluarnos y ver cuánto hay en nuestros corazones de compasión y de misericordia.

“Todo lo que siempre has querido está al otro lado del miedo”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

P. Pablo Larrán García, O.S.A.
pablo@sanagustin.edu.pe

¡Día de reflexión!

¡Día de reflexión!

Con un show de títeres, los más pequeños conocieron hoy un poco más de la Pasión de Jesús 🕊, así mismo, los hermanos mayores realizaron distintas representaciones de lo mismo con un fin reflexivo en esta Semana Santa 🔥. Finalmente, toda la comunidad agustina gozó de un momento intimo con Jesús Eucaristía 

¡Un día para recordar a Jesús!

¡Un día para recordar a Jesús!

¡Hoy nuestros chicos tuvieron un día lleno o de actividades! Los más pequeños revivieron La Última Cena mientras que los mayores participaron en diversos talleres sobre: Fraternidad, Oración, Humildad y El Poder de Dios.

¿Y tú ya estás listo para volver al Amor?

Mira más fotos aquí: http://bit.ly/2GmBxQL