Hola… Hace algunas semanas tuve como invitado en mi Programa de JN 19 Televisión, a alguien que admiro profundamente, a la vez que nos une una linda amistad. Amistad y admiración que no solamente son mías, sino de millones de personas en el Perú, que hemos escuchado su voz y compartido su labor periodística a través de la radio. Se llama José María Salcedo, más conocido por todos como “Chema Salcedo”. De raíces vascas, de una fortaleza inquebrantable y que, habiendo pasado una dolorosísima enfermedad, en nuestra conversación pude comprobar su espíritu de lucha continua e incesante.

En el marco de esta entrevista le pregunté en qué estaba. Y me dijo que se encontraba preparando un viaje al país africano llamado Ruanda. Me quedé un poco atónito porque no me imaginaba cuál era la razón de su interés por viajar a ese país. “Chema” me comentó: -Recuerdas que en el año 1992 sucedió un genocidio entre las dos etnias o tribus más significativas, como fueron los “hutus” y los “tutsis”. Se estima que murieron más de un millón de personas -año 1994- y muchos de ellos a machetazos.

Ingenuamente le pregunté: -Chema, como acucioso periodista que eres, ¿qué vas a buscar 25 años después en ese país? Contestándome: -Ese es un país reconciliado que, 25 años después del genocidio, ha logrado unirse y hoy es uno de los países más prósperos de África. Ambas etnias supieron juntarse, curar sus heridas y mirar hacia un futuro que hoy es un presente de reconciliación y prosperidad. Quiero ver el Milagro de Ruanda, que es el Milagro del Perdón, el regalo más grande que podemos darnos y brindar a nuestros hermanos para mirar hacia adelante y conducir nuestras vidas, no por el retrovisor -que es trasladarnos al ayer-, sino a través de la luna delantera -que nos hace visionar el futuro- y, por supuesto, sin caer en el error del pasado.

Este es un Tiempo de Cuaresma que, por lo menos una cantidad numerosísima de nosotros, como cristianos, debemos fortalecer en nuestras vidas y comprometernos, de manera muy especial, con aquellas tareas del alma que son la de PERDONARNOS y la de PERDONAR.

“El envidioso inventa el rumor, el chismoso lo difunde y el idiota se lo cree”

Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

P. Pablo Larrán García, O.S.A.
pablo@sanagustin.edu.pe

Share This