El padre perfecto

El padre perfecto

Hola… En el taller más extraño y sublime conocido, se reunieron los grandes arquitectos, los afamados carpinteros y los mejores obreros celestiales que debían fabricar al Padre perfecto:

         -Debe ser fuerte, comentó uno. -También debe ser dulce, comentó otro experto. -Debe ser justo en momentos decisivos; alegre y comprensivo en los momentos tiernos. -¿Cómo es posible?, interrogó un obrero, poner tal cantidad de cosas en un solo cuerpo. -Es fácil, contestó el ingeniero, solo tenemos que crear un hombre con la fuerza del hierro y que tenga corazón de caramelo. Todos rieron ante la ocurrencia y se escuchó una voz, era el Maestro, dueño del taller del cielo: -Veo que al fin comienzan, comentó sonriendo. No es fácil la tarea, es cierto, pero no es imposible si ponen interés y amor en ello. Y tomando en sus manos un puño de tierra, comenzó a darle forma. -¿Tierra?, preguntó sonriendo uno de los arquitectos. -Pensé que lo fabricaríamos de mármol o marfil de piedras preciosas; -este material es necesario para que sea humilde, le contestó el Maestro. Y extendió su mano, sacó de las estrellas oro y lo añadió a la masa. -Esto es para que en pruebas brille y se mantenga firme. Agregó a todo aquello, amor, sabiduría y le dio forma, le sopló de su aliento y cobró vida, pero… faltaba algo, pues en su pecho le quedaba un hueco. -¿Y qué pondrás ahí?, preguntó uno de los obreros. Y abriendo su propio pecho, y ante los ojos asombrados de aquellos arquitectos, sacó su corazón y le arrancó un pedazo y lo puso al centro de aquel hueco.

         Dos lágrimas salían de sus ojos mientras volvía a su lugar su corazón ensangrentado. -¿Por qué has hecho tal cosa?, le interrogó un ángel obrero, y aún sangrando le contestó el Maestro: -Esto hará que me busque en momentos de angustia, que sea justo y recto, que perdone y corrija con paciencia, y sobre todo que esté dispuesto aún al sacrificio por los suyos y que dirija a sus hijos con su ejemplo, porque al fin de su largo trabajo, cuando haya terminado su tarea de Padre allí en la tierra, regresará hasta mí. Y satisfecho con su buena labor, yo le daré un lugar aquí en mi reino. Pues yo también soy Padre y por él, por su bien, para otorgarle vida, me arranqué del corazón un pedazo de amor y lo puse en su pecho. Cuando extiendes tus brazos y perdonas, la recompensa es vida, gozo y amor eterno.

“A TODOS LOS PAPÁS: UN FELIZ DÍA”

         Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

         Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

No tengas miedo

No tengas miedo

Hola… Se acercaron al aeropuerto la mamá con su hijo de apenas seis años. Ya en el counter de la compañía aérea fue responsabilidad de la jefa de azafatas indicarle a la mamá del niño que no se preocupara, porque su hijo iba a estar en buenas manos. La madre se retiró del aeropuerto y el niño, acompañado de una azafata, se dirigió al terminal aéreo donde estaba el avión. Lo sentaron en primera fila, al lado de una ventana y de inmediato le dieron crayolas, plastilina y hojas para dibujar; ni cuenta se dio cuando el avión comenzó a despegar y tomar vuelo. A la media hora, el avión entró en una zona de tormentas, por lo que este comenzó a moverse hasta el punto de que la jefa de azafatas indicó a los señores pasajeros que, por favor, no se movieran de sus sitios, que se abrocharan los cinturones porque por unos minutos más, mientras pasara el avión la tormenta, este se iba a mover. Junto al niño había una señora con su esposo, quienes entablaron una comunicación con el pequeño, pero que a la hora de la tormenta fue tal el susto que apenas podían mirar para ningún lado. Mientras tanto, el niño seguía jugando tranquilamente con sus crayolas, con sus hojas y con su plastilina, con él no iba el problema. Cuando todo esto pasó, la señora estaba confundida de ver cómo aquel niño no se había movido y menos había gritado o necesitado de la ayuda de la azafata, él estaba muy tranquilo, sintiéndose como en su casa.

            La mujer le dice: -¡Todos teníamos miedo en el avión, el único tranquilo eras tú!, ¿cómo puede ser eso? El niño la miró y le respondió muy serio: -Señora, yo no tengo temor porque mi papá es el piloto.

            En la vida, la mayoría pasamos por zonas peligrosas que nos suelen desestabilizar muchísimo e incluso llegar a la desesperación hasta desearnos la muerte. Yo te preguntaría: ¿En quién confías? Porque si confías en Dios, recordamos el pasaje de la Biblia, en Lucas 8, que nos dice: “Cuando estaban en la barca vino una tempestad, parecía que la barca se iba a hundir, Pedro despertó al Señor y le dijo: -¿No te das cuenta que nos vamos a hundir?; y Jesús, calmando la tempestad, le respondió: -No tengáis miedo.

            Es fácil en momentos como estos desesperarse, pero recuerda: “Dios es más fuerte que cualquier tempestad”.

“La Fe no hace las cosas fáciles, hace las cosas posibles”

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Quien siembra gestos de amor, recoge gratitudes

Quien siembra gestos de amor, recoge gratitudes

Hola… Hace unos días leí la siguiente noticia: María tiene 23 años, nació en Brasil y tiene una única hija de 4 años, de la cual es responsable en solitario para sacarla hacia adelante. Se dedica a recoger en los basureros de la ciudad cartones, fierros,… material que luego vende y puede alimentarse ella y alimentar a su hija. Un día, realizando este trabajo, vio una bolsa que contenía una billetera, la que recogió y abriéndola se dio cuenta que dentro había un cheque destinado, según el sobre que contenía el cheque, a una institución benéfica de lucha contra el cáncer en la niñez. El cheque no tenía nombres y, por lo tanto, ella podría cobrarlo. La suma de dinero era de 50,000 dólares.

            María no lo pensó dos veces, buscó la dirección de esta institución, se presentó ante el Director y le entregó el sobre con el cheque, indicándole que lo había encontrado en un basurero. El Director se lo agradeció muy emocionado y, por ese gesto, le dio un pequeño donativo. El Director le pidió su número de teléfono porque quería, en nombre de la institución, hacerle un mejor regalo. A los pocos días, María recibió una llamada, era de un canal de televisión de la ciudad, que le pedían que fuese a un programa para que contase la experiencia vivida con el cheque que había encontrado en el basurero. María se acercó al canal el día y hora señalados, y le pidieron que se acercara primero a la sala de maquillaje; la maquilladora le dijo: -Te voy a dejar como una reina y así fue. Al término de la entrevista le avisaron a María que el Gerente de la Emisora quería hablarle. Ante ella, este le dijo: -Tiene usted un alma muy hermosa, en estos tiempos es muy difícil de encontrar, pero también tiene usted una belleza sin igual y le propongo una sesión de fotos para un catálogo que el canal está haciendo.

            Los días pasaron, la vida de María dio un giro de 180 grados. Hoy, María es una modelo cotizada en Brasil y todo nació por un gesto de honradez y fidelidad a sus valores.

            Es cierto que la vida de cada persona no es copia de otras vidas, pero al igual que escuchamos decir: “Quien siembra vientos, recoge tempestades”, en este caso diremos: “Quien siembra gestos de amor, recoge gratitudes.

            Este mes de junio está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, cuya fiesta es el 11 de este mes, que su amor bendiga al Perú.

“La Fe no hace las cosas fáciles, hace las cosas posibles”

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Quienes le dan sabor a nuestra vida

Quienes le dan sabor a nuestra vida

Hola… Me contaron que el “café” se sentía muy triste porque pensaba que nadie lo aceptaba y sentía que su vida era muy amarga. La verdad es que por esencia el café, sobre todo el buen café con su grado amargo, suele ser muy fuerte y eso es natural; pero un día tuvo la gran suerte de encontrar a alguien que le dijo: -Yo te puedo ayudar, más aún conozco quién lo puede hacer. -¿Quién?, le preguntó el café a su casual amigo. -Yo soy el azúcar, pero he escuchado sobre una señora llamada leche y, tanto ella como yo, podemos darte un sabor distinto. -Prueba si gustas, le dijo la leche, y estaremos felices de transformar tu vida. Y así sucedió. El café, juntándose con el azúcar y con la leche, comenzó a tener un agradable sabor.

            Pero no nos quedemos en el mundo de las cosas y pasemos al mundo de las personas; cada día es fundamental que encontremos las personas más adecuadas, aquellas que le dan sabor a nuestras vidas, aquellas que nos dan salud a nuestro espíritu, aquellas que, en definitiva, pone Dios a nuestro lado para entender cuán posible es mejorar si sabemos escoger a las personas que siempre nos acompañan.

            Es posible que haya momentos en los cuales el dolor, la angustia y el sufrimiento hagan que vivamos una cierta amargura que, por otro lado, es natural y nadie está exento de vivir esos instantes; sin embargo, el dar un espacio en nuestras vidas a las personas adecuadas, estas nos van a hacer más felices.

            En momentos difíciles, donde a muchos de nosotros se nos nubla el horizonte, no hay compañía más enriquecedora que aquella que, desde la oración, nos une a Dios para que Él bendiga nuestras vidas y fortalezca nuestras debilidades; por ello, debemos rezar con mayor insistencia. Recordamos la frase del Papa Francisco: “Es posible que el hombre se canse de pedirle a Dios, pero de lo que estoy seguro es que Dios nunca se cansa de darle al hombre lo que más necesita”.

            Y si le pedimos a Dios, unidos en oración, a través de nuestra Madre María, en una linda advocación que celebrábamos el lunes pasado, “María Auxiliadora”, devoción que surge en el primer siglo de nuestra era cristiana, sabremos fehacientemente que Ella nunca nos abandona.

“La Fe no hace las cosas fáciles, hace las cosas posibles”

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

 

El reflejo del Amor

El reflejo del Amor

Hola… Me contaron esta historia y me gustaría comentarte cómo interpretó un sabio jardinero lo que sucede en la naturaleza y que, de hecho, puede ocurrir en una relación de pareja, basada en el amor:

            “Vuestro amor no sea como el muérdago hacia el roble, que hunde las raíces en su tronco para chupar su savia y su fuerza.

            Que no sea como el de la aliaga con el retoño del pino, que crece y lo envuelve hasta asfixiarlo entre sus espinas.

            Buscad en vuestras vidas que el amor sea como el de los árboles. Cada uno abrazando la tierra con sus propias raíces, elevándose al sol de la mañana con los brazos extendidos al cielo, dando gracias por cada nuevo amanecer.

            Y llevad cuidado en asentar vuestras raíces a suficiente distancia, no sea que la fuerza de las ramas de uno haga huir a las ramas del otro, torciendo su tronco e impidiéndole buscar las nubes.

            Velad, pues, por mantener en cada momento la distancia justa, para que la tierra humedezca sobradamente vuestras raíces y el viento pueda limpiar de hojas secas vuestras ramas, para que podáis hacer una copia amplia y robusta que dé sombra al caminante y nido a los pájaros del cielo.

            Y así, cuando crezcáis y hayáis esparcido vuestras semillas al viento, las puntas de vuestras ramas se tocarán en las alturas, para que bailéis con regocijo al son de la danza de la vida”.

            Aquel sabio jardinero vio en su jardín, a través de la naturaleza, el fiel reflejo de lo que es una verdadera relación de pareja.

            El mundo apache tiene una bella bendición, para la pareja, que dice así:

“Ahora no sentirán la lluvia, pues cada uno será refugio para el otro. Ahora no sentirán frío, pues cada uno será calor para el otro. Ya no habrá soledad para ustedes, pues cada uno será el compañero del otro. Ahora son dos cuerpos, pero solo hay una vida ante ustedes. Vayan ahora a su morada, para entrar en los tiempos de su unión y que sus días sean buenos y largos sobre la tierra”.

            En este lunes me gustaría, no solo una lectura pausada para quienes ya son pareja, sino para conversar con aquellos que aún no han pensado en formular en sus vidas una relación seria, pero esta tiene que pasar, digo yo, por principios insustituibles donde uno de ellos, que es el respeto mutuo, solo será posible desde el “AMOR”.

“La Fe no hace las cosas fáciles, hace las cosas posibles”

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

 

Escúchame y transmite mi mensaje

Escúchame y transmite mi mensaje

Hola… Ayer la liturgia de la iglesia nos recordó la “Ascensión del Señor a los cielos”. Pareciera que Jesús se olvidó de nosotros; sin embargo, es muy significativo el saber que los apóstoles se encontraban reunidos celebrando la Eucaristía, pues nos dice el Evangelio: “Estando ellos reunidos, Jesús se les apareció y les dijo: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio”.

            La Ascensión, para mí, tiene una especial relevancia, porque se recuerda que ha de ser una jornada de oración por todos aquellos que tenemos un encargo de la iglesia, para proclamar el Evangelio a través de los medios de comunicación social: radiales, televisivos y escritos. El domingo 20 de abril del año 1986, por esas cosas de Dios, pude vivir la experiencia de transmitir en un programa de radio por espacio de cinco minutos. Aquella experiencia casual que, después de treinta y cinco años, no tuvo nada de casual, sino que fue un destino del cielo, me abrió las puertas de la comunicación de manera que, unos años después y de forma, también, providencial, pude conocer, desde una experiencia de mucho dolor porque estaban enterrando a su hijo, a la familia responsable de Expreso; era el año 1989 y a mediados de enero de 1990 hasta la fecha, comparto un mensaje de esperanza desde mi experiencia de FE. Pero no solamente eso, sino que, además, en esos años tuve la oportunidad, hasta el día de hoy, de participar en el medio televisivo que, al igual que los anteriores, impresiona saber que puedes estar llegando a cientos o miles de personas de todos los continentes.

            En cada uno de estos momentos, ya sea para escribir esta columna, o para hablar a través de la radio, o para compartir un espacio en la televisión, siento que es el ESPÍRITU DE DIOS quien, en estos treinta y cinco años ininterrumpidos, me dice: “Escúchame y transmite mi mensaje”.

            En los años 90 tuve la oportunidad de transmitir, los domingos, la Santa Misa, unos años en Panamericana Televisión y, posteriormente, en América Televisión. En ambos canales lo hacíamos con un movimiento de personas que no bajaba de 20 operarios y con varias horas de anticipación, para tener todo a punto. Te cuento esto porque hoy día, y apenas con un celular, se puede no solo transmitir la Misa, sino también el Santo Rosario y por supuesto Charlas Espirituales; con ello, cualquiera de nosotros tenemos la inmensa posibilidad de “evangelizar”.

            Miles de mensajes mandamos cada día. Pensemos: ¡Cuántos, como Cristianos, llevan un testimonio de Jesús!

“Jesús salió del sepulcro… para entrar en nuestros corazones”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.