El don de la solidaridad

El don de la solidaridad

Hola… Uno de los mayores regalos que Dios ha puesto en el corazón de la persona es el don de la “SOLIDARIDAD” o, lo que es lo mismo, el don de la “GENEROSIDAD”.

            ‹Un hombre caminaba de una ciudad a otra y por el trayecto vio que algo reluciente salía de una pequeña bolsita, la cual se encontraba al lado de la ruta que él había tomado. Antonio, que así se llamaba el caminante, se agachó, la recogió y grande fue su sorpresa cuando, al abrirla, encontró dentro de ella un precioso diamante. -¿Qué hago con esto? se preguntó. -Me compraré una casa más grande de la que tengo, obsequiaré regalos a mis hijos… Y así, soñando con aquel diamante, llegó al lugar, se instaló en el hotel y puso a buen recaudo la bolsa con el diamante que, al regresar a su ciudad natal, lo vendería y con el monto adquirido obtendría todo lo que soñó.

Al día siguiente se levantó temprano, hizo las diligencias pendientes y a media tarde retornó por el mismo camino que el día anterior había recorrido. Cercano a su destino, se cruzó con un harapiento, quien le dijo: -Veo que usted es un hombre muy feliz, su sonrisa es un claro manifiesto de que las cosas le van muy bien. Antonio le contestó: -Buen hombre, soy la persona más feliz del mundo; además, ayer, en el camino encontré este diamante, con el que compraré otra casa más grande, regalos para mis hijos y muchas otras cosas más. El mendigo le dijo: -Yo ni siquiera tengo una morada donde cobijarme y apenas me alimento con una comida al día. -No se preocupe buen hombre, le dijo Antonio, con lo que tengo soy feliz, tome usted este diamante y compre con él lo que le falta. -No lo puedo recibir, respondió el mendigo, esto es mucho para mí y usted ya tenía previsto en qué gastarlo. -No se hable más, expresó el caminante, tome la bolsa con el diamante y que Dios lo acompañe. Ambos se separaron y a los pocos minutos Antonio escuchó que gritaban: -Buen hombre, buen hombre, espere. Era el mendigo que, acercándose a él, le dijo: -Tome su diamante, quiero que me regale algo más preciado que esto y usted lo tiene. -¡No entiendo!, dijo Antonio. -Sí, le contestó el mendigo, regáleme el don del “DESPRENDIMIENTO”›.

            Dejo aquí la historia y cada uno de nosotros sacará la conclusión más provechosa.

“LA NAVIDAD ES JESÚS”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

El año pasado te hice fuerte, este año te haré feliz

El año pasado te hice fuerte, este año te haré feliz

Hola… Al inicio del presente año, siendo esta una grata oportunidad que tengo para contactarme con ustedes, reciban mi saludo, un saludo de deseo y de compromiso. Que todos y cada uno de sus días estén bendecidos por el Señor. Estaré en deuda con ustedes porque al darme su tiempo, lo puedo compartir y enriquecer con aquellas ideas, anécdotas, o comentarios, en los cuales podamos encontrar una posibilidad para superarnos. En palabras más sencillas y más directas sería: -Me comprometo a no hacerles perder su tiempo.

            Me gustaría que esta frase la repitiéramos frecuentemente; la escuché postrado ante el Niño Jesús, en el Portal de Belén o Nacimiento que hemos colocado a la entrada del Colegio San Agustín. Hablando con Jesús, en un diálogo de fe, percibí algo muy claro y muy importante, sobre todo después de la dolorosísima experiencia que la mayoría de nosotros tuvimos en el 2020. El dolor no solo tocó a nuestras puertas, sino que entró a borbotones en nuestros hogares, en nuestras vidas y dolorosamente en nuestros corazones. Y contándole todo aquello que la humanidad ha sufrido, escuché claramente esta frase que transmito a ustedes, queridos lectores: “EL AÑO PASADO TE HICE FUERTE; EN ESTE AÑO PRESENTE TE HARÉ FELIZ”.

            Realmente, al escucharme, me di cuenta que en la vida, cuando uno ansía ser feliz, el camino no suele ser de rosas, sino que es un camino de sacrificios y de angustias muchas veces inexplicables, y por supuesto en la mayoría de las ocasiones no son aceptadas. Pero solo un gran edificio puede elevarse al cielo cuando tiene profundos cimientos; al construirlo uno piensa: -Si esto no se ve, ¿para qué sirve? Y la vida te enseña que aquello que no se ve, o que aparentemente no tiene sentido, será la fortaleza la que hará que podamos elevar al cielo un gran edificio.

            Que este año, recién inaugurado, logremos hacer realidad lo que un día me dijo el Filósofo de La Encalada: “La vida no siempre son trenes a los que hay que subir; a veces son estaciones en las que hay que bajar”. Pensamos, no sin razón de vez en cuando, que hemos perdido la gran oportunidad de nuestras vidas y por analogía que hemos perdido el tren de la vida; sin embargo, tan importante es subirse al tren como aprender a bajarse en la próxima estación, más aún cuando nos damos cuenta que ese tren no nos está llevando a ninguna parte.

            Al iniciar el presente año, desde ya quiero decirles que en las ocasiones en las cuales nos encontremos, podamos sentir, lo que les mencioné al comenzar esta conversación, que nuestros encuentros sean enriquecedores. Y aún en las expresiones más simples, siempre encontrarán mi gratitud, esperando que en ustedes cada conversación sea enriquecedora.

“LA NAVIDAD ES JESÚS”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Un futuro lleno de ilusión

Un futuro lleno de ilusión

Hola… Al término del presente año, mis deseos de paz y felicidad para todos y cada uno de quienes cada lunes en principio, o en el momento en el que nos encontramos durante la semana, a través de estas cuatro letras, unimos nuestros corazones y nos proyectamos hacia un futuro lleno de ilusión.

            El lunes pasado te comentaba las reflexiones de un abogado, empresario y deportista chileno, quien muriese muy joven en un accidente aéreo y que se llamaba Felipe Cubillos; él nos dejó lecciones de vida sobre las que realmente vale la pena tenerlas en cuenta:

            Acerca del PRESENTE: Vívelo intensamente, es el único instante que realmente importa; los que viven aferrados al pasado ya murieron y los que viven soñando con el futuro aún no han nacido.

            Sobre el ÉXITO y el FRACASO: Reconócelos como dos impostores, pero aprende sobre todo de los fracasos, los propios y de los demás, ahí hay demasiado conocimiento que generalmente no usamos.

            Sobre los AMIGOS nos pide que se elija a los que están contigo cuando estás en el suelo, porque cuando estés en la gloria, te van a sobrar.

            No te RINDAS nunca, no te creas el cuento de que cuando algo está costando mucho es porque no debe resultar; es simplemente que el universo te está poniendo a prueba de si eres o no merecedor del éxito.

            A DIOS no lo encontré solo en el Mar del Sur, en las nubes, en las tormentas, en las olas, ni siquiera en las metas ni en las partidas, porque estuvo siempre conmigo, dentro, muy dentro de mí.

            Felipe, antes de despedirse, nos dejó este mensaje: “Nunca renuncies a tus sueños, persíguelos apasionadamente y si no los consigues, no importa, el solo recorrer ese camino habrá valido la pena vivir y ojalá que el sueño que persigas, sea el sueño imposible”.

            Recordamos lo que nos dijo el lunes anterior sobre el AMOR: Da las gracias al universo si te despiertan cada mañana con un beso y una sonrisa. Y haz como las abejas y las mariposas, ellas no buscan la flor más linda del jardín, sino aquella que tiene el mayor contenido.

            Y sobre la ANGUSTIA y la AMARGURA nos dice: Cuando creas que algo no es posible, que los problemas te agobian, que ya no puedes más, piensa en esto: Es importante que te des un tiempo para ver las estrellas y no te duermas, espera despierto el amanecer, ahí descubrirás que siempre sale el sol, ¡SIEMPRE!

            ¡FELIZ AÑO 2021! Es mi deseo y compromiso acompañarte cada lunes en este lugar.

“LA NAVIDAD ES JESÚS”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Experiencias de la vida

Experiencias de la vida

Hola… No lo conozco, pero me parece muy interesante su escrito. Se llama Felipe, es abogado, empresario y deportista, quien económicamente tuvo una posición muy holgada. Murió muy joven en un accidente aéreo y dio la vuelta al mundo en regata, en el año 2009. Escribió 14 puntos que a continuación paso a relatarte ocho de ellos:

1.- Acerca de los HIJOS: Definitivamente no son tuyos, solo quiérelos y ámalos, trata de educarlos con el ejemplo y si puedes, transmíteles que busquen sus propios sueños, no los tuyos. No esperes que te agradezcan todo lo que haces por ellos; ese agradecimiento vendrá muchos años después, quizá cuando tú ya te hayas convertido en abuelo “ahí sabrás recién lo que es ser padre-madre. Pero si te llegan a decir que están orgullosos de ser tus hijos, date por recompensado con creces. Y si alguno de ellos debe partir antes que tú, que al menos te quede el consuelo de haberle dicho muchas veces cuánto lo amabas.

2.- Acerca de tus PADRES: No dejes nunca de agradecerles el hecho de que te hayan traído a este mundo maravilloso y que te hayan dado tan solo la posibilidad de vivir, solo eso, ¡vivir!

3.- Acerca de la NATURALEZA: Admírala y cuídala, es única y no tenemos otra. Y al mar y al viento, nunca trates de vencerlos y menos desafiarlos, llevan todas las de ganar. Si quieres ser un navegante, acostúmbrate a vivir en crisis permanente.

4.- Acerca del TALENTO: No sirve para nada si no va acompañado de determinación, planificación, disciplina y perseverancia. El talento es efímero, la determinación, eterna.

5.- Acerca del AMOR: Da las gracias al universo si te despiertan cada mañana con un beso y una sonrisa. Y haz como las abejas y las mariposas, ellas no buscan la flor más linda del jardín, sino aquella que tiene el mayor contenido.

6.- Acerca de la RIQUEZA: Una vez que hayas financiado tu flujo de caja, trata de comprar más tiempo que dinero, más libertad que esclavitud.

7.- La ANGUSTIA y la AMARGURA: Cuando creas que algo no es posible, que los problemas te agobian, que ya no puedes, date un tiempo para ver las estrellas y espera despierto el amanecer, ahí descubrirás que siempre sale el sol, ¡siempre!

8.- Si quieres TRIUNFAR debes estar dispuesto a fracasar mil veces y dispuesto a perder todo lo que has conseguido. Y no temas perderlo todo, pues si te lo has ganado bien, seguro lo recuperarás y con creces.

            El próximo lunes, último del presente año, continuaremos con estas experiencias de vida, pero antes me permito desearte de corazón una FELIZ NAVIDAD y que el NIÑO DIOS bendiga todos tus sueños.

“LA NAVIDAD ES JESÚS”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Nos iremos con lo valioso

Nos iremos con lo valioso

Hola… Inmensa fue mi alegría cuando, al comienzo de la presente semana y después de muchos meses, llegó aquí, al Colegio San Agustín, mi amigo el Filósofo de La Encalada. Después de preguntarnos por la salud y de cómo estábamos respondiendo a esta pandemia, me indicó que tenía un mensaje para mí, el cual él lo había reflexionado y llegó a la siguiente conclusión:

Una de las cosas que más necesitamos aprender es llegar a distinguir lo “útil” de lo “valioso”. Un sacacorcho es “útil”, un abrazo es “valioso”. Una puerta es “útil”, un atardecer es “valioso”.

            Casi siempre, aunque parezca increíble, lo “útil” es más caro que lo “valioso”. De hecho, lo “valioso” nunca cuesta dinero; la razón es muy simple: El dinero es “útil”, pero no es “valioso”.

            Lo “valioso” genera mucha más felicidad a largo plazo, que lo “útil”; quizá sea por ello que solemos valorar más lo “útil” que lo “valioso”.

            -No cabe duda, dijo mi amigo el Filósofo de La Encalada, que los mejores momentos de nuestras vidas no nos han costado dinero. -Tú me conoces bien, expresó; y sabes que tengo a mi lado a la mujer que más he amado en mi vida y, a su vez, es la madre de mis hijos; cuando nos enamoramos, cuando cogidos de la mano volábamos muy alto, cuando nacieron mis hijos…, son lo “valioso” de mi vida.

            Por eso, cuando Dios nos llame, sentiremos que aquello que fue “útil” lo valoramos en su justa medida, pero todo quedará aquí y nuestra alma, camino al cielo, solo llevará lo “valioso”; y todo ello tiene un común denominador: “No nos costó dinero”.

            Yo estaba encantado con esta rica conversación que, en realidad, era un monólogo de un hombre sabio, a quien siempre doy cabida en mi vida, sobre todo por lo mucho que me enseña.

            Aún se quedó un momento más y le dije: -Amigo mío, ¿de dónde sacas esas cosas tan bellas? y me respondió: -Cuando uno camina por la vida es importante llevar siempre abiertos los ojos del alma. Y antes de irse me dijo: -Cuando te asalte una preocupación, piensa si lo que buscas es “útil” o es “valioso” y, para ello, pregúntate si es cierto que vivir feliz no es tan caro como algunos te lo hacen creer.

            Acercándonos a la Navidad, constato con mucha alegría cómo nuestra ciudad de Lima se llena de esperanza, a través de la luminosidad de nuestras calles, plazas y casas, pero sobre todo esperando a Jesús.

“LA NAVIDAD ES JESÚS”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

No te detengas hasta cumplir tu meta

No te detengas hasta cumplir tu meta

Hola… En este domingo quiero rendirle un homenaje de gratitud a un gran amigo que lo fue en vida, uno de los más grandes Odontólogos del Perú, el Dr. Mariano Flores Rubio.

            Hace años me invitó a la presentación de su libro que había escrito con su hermano Manuel Flores Rubio, también un eminente Odontólogo; en ambos casos, orgullo del Perú. Escribieron un ejemplar titulado: ¿Qué hacer con el resto de tu vida?, y quiero transcribir lo que en la página 119 nos relataron, el viaje que hicieron de Lima a la ciudad de Arequipa, cuya distancia es de 1,200 kilómetros.

            Dicen mis amigos, Manuel y Mariano, que se detuvieron el primer día en Chala, a 600 kilómetros del destino. Mariano manejaba un automóvil Chevrolet Malibu 1965, que apenas tenía un año de uso y, por las características del auto, le hacía sentir el dueño de la pista. Se cruzaron, o mejor dicho adelantaron a un joven japonesito que iba en un vehículo de tres ruedas, dos atrás y una adelante, cuya carrocería era muy pequeña y tenía la forma de una camioneta. Cuando pasaba el Chevrolet y lo miraban, parecía que el carrito estaba detenido y se reían de su velocidad pensando que no llegaría muy lejos. Conocieron la ciudad y en la noche fueron a cenar al restaurante del hotel de turistas. Les sorprendió que, al lado de su mesa estaba cenando, tranquilamente, el joven de origen japonés. La verdad que no pensaron que estuviera allí; sin embargo, sus ojos no les engañaban lo que veían. Se retiraron a sus habitaciones y se levantaron la mañana siguiente; tomaron desayuno y continuaron el viaje. Almorzaron en la ciudad de Camaná y en la tarde llegaron al hotel de turistas de Arequipa. Cuando ingresaron al aparcamiento con el automóvil Chevrolet, ya estaba estacionado el carrito del japonesito, quien, lógicamente, había llegado antes que ellos. Se acondicionaron en el hotel y bajaron a cenar, donde al encontrarse con el jovencito se acercaron a preguntarle cómo había llegado antes que ellos; y sonriente les contesto: -Hay una frase japonesa que dice: “Comienza temprano, no te apures, no descanses, ni tampoco te detengas hasta cumplir el plan trazado para cada día. Persigue tu meta como perro de presa”.

            A Manuel y a Mariano los conocí en la década de los 80. Bien es verdad que, con mi querido Mariano y familia, siempre mantuve una cordialísima amistad hasta el día de hoy. Mariano ya está en el cielo y estoy seguro que allí ya fundó su Escuela Odontológica como lo hizo en su Perú y América, porque su sapiencia fue más allá de nuestras fronteras.

“No busques el momento perfecto, solo busca el momento y hazlo perfecto”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.