Una lección para quedarnos en casa

Una lección para quedarnos en casa

Hola… Hace unos días un joven alicantino, de 32 años, escribió una carta en la que relataba que su papá, de 68 años, con diabetes, pero que gozaba de muy buena salud, murió por neumonía a causa del coronavirus:

“A las 2.30 horas del domingo 22 de marzo de este año, me disponía a viajar a un pueblo cercano de donde vivo para poder pasar cuatro días con mi novia. Mi padre me indicó, por favor, que no salga porque estamos en cuarentena y le comenté que estaba desesperado por visitar a mi novia. Fui en mi auto con una ropa vieja que, al llegar a la casa de ella, me duché en el parking y me puse vestimenta limpia. Fueron cuatro días maravillosos y sin olvidarme de mis padres, de vez en cuando los llamaba para saber cómo se encontraban. Sin embargo, dentro de mi corazón, sabía que yo no estaba haciendo bien las cosas, que el gobierno tenía razón y que salí de mi casa sin la bendición de mis papás.

Después de cuatro días regresé a mi hogar haciendo el mismo protocolo de cuidarme como cuando llegué, pero hubo un pequeño cambio porque en esta oportunidad fui a un grifo a echarle gasolina a mi carro. A los tres días de estar en mi casa, mi padre empezó a sentirse mal con problemas respiratorios, no tenía fiebre ni tos y vino a recogerlo una ambulancia. Mi madre se asustó y no dejaba de llorar porque el protocolo le impedía ir con él. Llamaron del hospital diciendo que nos informarían y a los dos días nos indicaron que el resultado había dado positivo en el covid-19; vinieron a mi casa, le hicieron las pruebas a mi mami y a mí, ella salió negativo y yo positivo asintomático; fueron donde mi novia y salió negativo. Me preguntaron si a alguien más había visto en los últimos ocho días y les dije que acudí al grifo por gasolina; luego investigaron y el joven que me atendió tenía covid-19, por tanto ya estaba aislado.

Hoy le pido perdón a Dios, a mi padre, a mi madre, a mi familia, al gobierno y a todo aquel que dijo quédate en casa, poco o nada puedo hacer, sino recordar cuando mi papá estaba en la ambulancia y lo llevaban al Hospital General de Alicante. Es duro no poder visitarlo, no saber cómo murió…, solo nos llamaron a decir que falleció. No puedes darle cristiana sepultura ni el último adiós, tampoco saber cuáles fueron sus últimas palabras; cargaré con esa cruz de mi imprudencia, solo me queda esta reflexión y compartirla. Sé que si no hubiera ido a visitar a mi novia, ella entendería el por qué; de lo contrario, no sería entonces la mujer de mi vida”.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Reflexiones – Por los caminos del Señor

Reflexiones – Por los caminos del Señor

Hola… El día más significativo en la liturgia de la iglesia fue ayer: “DOMINGO DE PASCUA”.

Hace muchos años había un pueblo llamado Israel, esclavizado por un imperio conformado por los faraones de Egipto. En verdad, la vida para los esclavos era deprimente y el grito desgarrador de esta gente se dirigía a Dios, increpándole por qué le daba hijos si estos iban a subsistir igual que ellos, en las peores condiciones que puede vivir un ser humano como es la esclavitud. Del pueblo surge un hombre llamado “Moisés”, cuya historia es fascinante porque es el único hebreo que, ante una disposición del faraón de matar a todos los primogénitos, su madre lo acomoda en una canasta embadurnada de barro y pez poniéndola en el río. Luego, estando bañándose la hija del faraón en el Nilo, encuentra esta cesta y recogiendo al niño lo lleva a palacio, donde crece hasta llegar un tiempo en que se va a tierras lejanas… El Señor lo llama para que regrese a Egipto y salve a su pueblo de la esclavitud a la que era sometido, recobrando la libertad y pasando el mar Rojo se adentran en el desierto, camino a la tierra prometida. Los israelitas, hasta hoy, recuerdan esa noche que, con Moisés a la cabeza, fueron liberados del cautiverio.

Muchos siglos después Dios se hace Hombre en Jesús, llamado el “Nazareno”, que vive treinta años con su familia en Nazaret y tres años vive una vida en la que anuncia la “Buena Nueva”, también llamada el “Evangelio”. Y ¿cuál es esta Buena Nueva? Que Dios ha restaurado el corazón del hombre que vive en la esclavitud del pecado para vivir la libertad como hijos suyos. Pero este mensaje no lo predica un filósofo, sino lo dice Dios mismo, hecho Hombre en la figura de Jesucristo. Por ello, el momento de su RESURRECCIÓN, que es lo que estamos celebrando hoy, nos hace a los seres humanos este maravilloso regalo de que la salvación no es una teoría filosófica, sino que es el mismo Dios que, al resucitar a su Hijo Jesús, nos libera a toda la humanidad del pecado y de la muerte.

Estas son circunstancias difíciles, pero no dudemos que cerca está ya nuestra Pascua, del dolor a la alegría y de la angustia a la felicidad plena.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Reflexiones – Por los caminos del Señor

Reflexiones – Por los caminos del Señor

Hola… Te cuento una historia que, hoy más que nunca, de ella podríamos sacar conclusiones que nos ayuden a superar estos tiempos difíciles.

‹Un rey vivía en la opulencia de años maravillosos, conquistaba tierras y estas eran muy productivas por lo que las arcas reales estaban “a tope”. Sin embargo, una noche tuvo un trágico sueño, del cual se despertó sobresaltado y llamando a uno de sus ayudantes le dijo: -Quiero que ubiques al sabio Agustín para que venga inmediatamente. Por supuesto que la orden real fue cumplida en ese momento. El sabio se presentó muy preocupado en el palacio del rey, porque no era usual que lo llamase a esa hora, además siempre lo consideró durante los años que vivió a su servicio. -Majestad, ¿qué necesita de mí?, le dijo el sabio. El rey le contestó: -Sabio Agustín, he tenido una pesadilla esta noche, iba a perder todo mi reino, mis soldados, mi familia, mis tierras, mis riquezas,… Quiero que me diga usted, en una frase, si algún día se hiciera real este sueño, ¿qué debo hacer? El sabio le pidió su anillo y el rey le dijo: -Agustín, ¿quiere que se lo regale? -No, por favor, solo se lo pido prestado unas horas. -¿Qué tiene que ver esto con el problema de mi sueño? El sabio le replicó: -Déjeme unas horas, llevo su anillo y al regreso se lo contaré todo. Así sucedió, este fue donde un orfebre llevándole el anillo del rey y le pidió que escribiera una frase en la parte interior del mismo. Después de unas horas, concluida la tarea, el sabio regresa donde el rey: -Majestad, nunca se quite este anillo real a no ser que esté en lo más extremo de los peligros; cuando esto suceda, saque el anillo y lea lo que hay dentro. El rey así lo hizo, nunca se lo sacó. Después de unos años sucedió algo tremendo, una rara enfermedad llegó a su país, murieron muchos de sus soldados y los enemigos lo atacaron quedándose, prácticamente, solo y en ese momento extremo el rey sacó el anillo para leer la frase que le había escrito Agustín: “TODO ESTO PASARÁ”. Luego, recobró su equilibrio emocional, dejó de lado sus angustias y comenzó una nueva vida recuperando todo lo perdido.

Pasaron algunos años y el sabio Agustín, acercándose al rey ya en la opulencia, le dijo: -Majestad, nunca se olvide de la frase que tiene en su anillo›.

Son tiempos difíciles. Ayer inició el “Domingo de Ramos”, una semana muy especial. La muerte no es el final del camino. CRISTO HA RESUCITADO.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Reflexiones por el camino del Señor

Reflexiones por el camino del Señor

Hola… La verdad no sé cómo llegó al colegio; en mi cuarentena veo entrar por la puerta de mi oficina a nuestro común amigo, el “Filósofo de La Encalada”. Le dije: -Por favor, un hombre sabio como tú y respetuoso de las leyes, no entiendo cómo te has presentado en este lugar. Y me contestó: -Soy espíritu y estoy en todas partes; hoy quiero que le transmitas a tus lectores un mensaje de esperanza y de solidaridad, y me contó esta historia:

“Hace algunos años, en una de las clases que dictaba la Antropóloga Margaret Mead, un alumno le preguntó: -¿Cuál sería para usted la primera señal de civilización en una cultura? La Dra. Mead no le habló de anzuelos, o de arcillas, o de piedras, o de otros utensilios que pudieron haber usado nuestros antepasados, más bien se refirió al fémur (hueso del muslo) hallado de un ser humano y que se notaba que había estado roto y luego cicatrizado.

La Dra. Mead explicó que en el reino animal, si alguno se rompiera una pata, muere por varias razones: no puede huir del peligro, no puede ir a cazar para comer, no puede ir al río o al riachuelo a beber agua y, además, es presa fácil para los depredadores; ningún animal sobrevive con una pata rota por el tiempo suficiente que debería tener para que su hueso cure. La Antropóloga también indicó que el fémur encontrado había estado roto y cicatrizado, pues era evidente que alguien tuvo tiempo para quedarse con esa persona, curar su herida y cuidarla hasta que se recupere”.

El “Filósofo de La Encalada” me dijo: -Querido amigo, es en los tiempos difíciles donde podemos sacar a relucir aquello que Dios, a través de la naturaleza, nos ha regalado y esto es la “SOLIDARIDAD”. Un auténtico ser humano nunca dejará que el hermano perezca en la adversidad. Cuando el Papa Francisco fue elegido Papa, el Cardenal brasileño Claudio Hummes, que estaba a su lado, le dijo: -Jorge, no te olvides de los pobres. El Papa, en ese momento pensó en el nombre más apropiado para su pontificado: -Me llamaré “Francisco”.

Sean estos tiempos difíciles, no para hundirnos en la miseria humana, sino para potenciarla si es necesario hasta el heroísmo.

Hoy domingo, a las 10.00 a.m., desde la Capilla del Colegio San Agustín, transmitiremos la Santa Misa del Quinto Domingo de Cuaresma a través del facebook “Agustinos Perú”; si lees este texto después de la hora mencionada, esta Celebración Eucarística podrás seguirla, en cualquier hora del día, ingresando a nuestro facebook “Padre Pablo”.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Juzgar a los demás no es la mejor tarea del ser humano

Juzgar a los demás no es la mejor tarea del ser humano

Hola… Hace unos días el “Filósofo de La Encalada” me visitó, aquí en el Colegio San Agustín. ¡Bienvenido a casa!, le digo, justo nos estamos preparando para dar inicio al presente año escolar. Y él me contestó: -Quiero que le cuentes a tus papás y a tus alumnos esta historia:

“Un hombre, muy intelectual, llegó a un lago para dar una vuelta en una pequeña barca. Cuando se sube en ella, el barquero se expresó con frases gramaticalmente incorrectas. El intelectual corrige al hombre de sus errores y le pregunta: -¿Acaso no has estudiado en la escuela? El barquero le respondió: -No, señor, soy analfabeto. Entonces no sabes matemática, geografía, historia… -No señor, no sé nada de eso, toda mi vida he estado en este lugar y conozco mi trabajo, además con él puedo ayudar a las personas. El intelectual le contestó: -No se ofenda, amigo mío, pero el no haber aprendido esas cosas es como si usted hubiera perdido la mitad de su vida. Pasaron unos minutos y la barca chocó con una rama grande de un árbol y comenzó a tambalearse. El barquero le dijo al señor: -Ahora tendremos que nadar, supongo que usted sabe zambullirse. -No sé nadar, le contestó el hombre. Y el barquero expresó: -Entonces, me temo que usted es quien va a perder la vida, no yo”.

Mi amigo, el Filósofo de La Encalada, me dijo: -Juzgar a los demás no es la mejor tarea del ser humano, no nos sintamos superior al otro, porque la vida nos ha dado tareas diferentes a cada uno de nosotros, pero lo fundamental es saber aprovecharlas y compartirlas con honestidad. Válido es el trabajo intelectual como válido y complementario es el trabajo manual del barquero. Sumemos esfuerzos y desde esa perspectiva seremos capaces de construir un mundo mejor, donde desterremos una vez por todas la soberbia; llenos de humildad vayamos por la vida aprendiendo de los demás y, en la medida de lo posible, enseñando aquello que la vida nos ha regalado y nosotros hemos elaborado con maestría.

El Filósofo de La Encalada se comprometió a venir más seguido a este plantel, porque, para mí, su sabiduría es tan importante que hace que yo, al compartirla con ustedes, esta se pueda multiplicar hasta el infinito.

No nos olvidemos que estamos en el Segundo Domingo de Cuaresma, tiempo de ayuno, oración y limosna.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo.

¡El tiempo de Cuaresma está por empezar!

¡El tiempo de Cuaresma está por empezar!

Hola… En apenas tres días iniciaremos el Tiempo Litúrgico que llamamos “TIEMPO DE CUARESMA”. Se inicia con la celebración del Miércoles de Ceniza y se concluye con el Domingo de Ramos que nos abre la semana litúrgica más importante del año, que es la SEMANA SANTA.

Centrándonos en el Miércoles de Ceniza, recordaremos un signo y una frase propios de ese día; el símbolo es la imposición de la ceniza y la frase se refiere al sacerdote que nos indica: -Conviértete y cree en el Evangelio. Ambos momentos se viven dentro de la eucaristía y la ceniza que se nos impone en nuestra cabeza se obtiene de las palmas con las que ingresamos en procesión el Domingo de Ramos, entonando el Hosanna al Hijo de David y conmemorando la entrada triunfal de Jesús en la ciudad de Jerusalén, abriendo paso a la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Convertirse y creer en el Evangelio es aceptar el reto de vivir en esta vida con la esperanza de la resurrección, pero sin olvidarnos el camino de sacrificio que esto conlleva.

Es necesario que cada uno de nosotros, durante este Tiempo de Cuaresma, logremos potenciar en nuestras vidas aquellos dones que Dios nos ha dado, sin olvidarnos que toda resurrección y triunfo implica sacrificio y muerte. Morir al hombre viejo y revestidos de Cristo, con Él podemos alcanzar la GLORIA ETERNA.

El próximo domingo, en la liturgia de la misa, escucharemos las tentaciones de Jesús, que son exactamente iguales a lo que muchos de nosotros, por no decir todos, estamos cada día expuestos en nuestras vidas. Por ejemplo, creer que el poder humano satisface toda necesidad para ser feliz; sin embargo, si somos reflexivos, nos damos cuenta que el poder obnubila la visión de la verdadera felicidad y que esta no depende de cuánto estemos por encima de los demás, sino cuánto servimos a los demás; no desde el orgullo, sino desde la humildad, seremos capaces de compartir nuestras vidas y de manera muy especial con los más necesitados.

Por eso, la Cuaresma que el miércoles iniciaremos, nos llevará a revisar nuestra relación con Dios a través de la oración. El esfuerzo que debemos hacer para sacrificarnos en aras de conquistar metas más elevadas que las simplemente humanas y compartir con los demás aquellas cualidades que Dios nos ha dado, lo resumimos en tres momentos: La limosna, la oración y el ayuno.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo.

La amistad surge del amor

La amistad surge del amor

Hola… En este mes de febrero y habiendo celebrado ya el Día de la Amistad, viene a mi memoria la historia de un hombre que recorría los pueblos de la comarca intentando convencer a la gente de la necesidad de vivir los valores y los principios básicos de la vida para poder ser feliz. Se nos cuenta que un día, habiendo llegado a un pueblo, comenzó a hablar en plena plaza pública y, al ser escuchado, las personas quedaban encantadas con aquellas palabras, sobre todo por aquello que proponía.

Al día siguiente volvió a la misma hora y al mismo lugar a exponer las teorías de una vida feliz, con tal convencimiento que el público que le escuchaba salía satisfecho de lo que aquel hombre hablaba, y en esta oportunidad eran más que el día anterior porque se habían pasado la voz; sin embargo, algunos dijeron: -¡Pero si es lo mismo que nos dijo ayer! Al tercer día, los que asistieron en la fecha anterior por primera vez, constataron que decía exactamente lo mismo. Quienes aguantaron una semana, que cada vez eran muchos menos, decían: -Siempre dice lo mismo, ya nos ha aburrido. Un día estaba en la plaza solo él y un perrito callejero que pasaba por el lugar. No obstante, este hombre continuaba presentándose todos los días, a la misma hora, en el mismo lugar y hablaba exactamente lo mismo.

Después de algunos meses, se le acercó un señor y le dijo: -Oiga usted, ¿no se desanima de hablar siempre lo mismo y no tener a nadie que lo escuche? Y el hombre contestó: No, buen señor, lo que sucede es que yo no intento convencer a nadie, lo único que hago es recordar lo que es esencial en mi vida y no dejar que los demás me convenzan.

Hay muchos temas que son vitales en la vida del ser humano y uno de ellos es la “amistad”. No nos dejemos ganar por esas personas interesadas que algún día nos fallaron y nos quieren hacer creer que la amistad es una mentira.

La amistad es un tesoro que Dios pone en el corazón de los seres humanos.

Las personas podemos equivocarnos, pero los principios y valores que emanan de Dios son eternos. La amistad surge del amor y DIOS ES AMOR.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo.

En el amor encontramos el perdón

En el amor encontramos el perdón

Hola… Siempre me he preguntado por qué las relaciones entre los seres humanos son tan complicadas, al mismo tiempo que admiro a la persona que sabe guardar un equilibrio y una paz ejemplarizadora con la familia, en el trabajo, en sus relaciones sociales… porque hay un numerosísimo grupo de personas compuesto por auténticos maestros en el arte de la convivencia; no obstante, otros muchos pareciera que es imposible entenderse entre humanos.

Es verdad que podríamos ensayar muchas fórmulas, pero, para mí, la naturaleza una vez más me da respuesta a este singular interrogante tan difícil de solucionar. Resulta que cuando pienso en el puercoespín o en los erizos y veo, por la historia, que sobreviven en la faz de la tierra hace miles de años y que no han desparecido, me pregunto: -¿Cómo pueden convivir con esas espinas tan filudas?, porque para ellos la convivencia no consiste en quitar esas espinas filudas, sino que toda su vida viven con ellas y la especie continúa; repito: -No ha desparecido de la faz de la tierra ni el puercoespín, ni el erizo.

Una primera respuesta sería: -Porque se respetan y porque saben que poseen filudas espinas; además, la naturaleza les ha dado la capacidad de poder interrelacionarse sin herirse; ellos lo saben hacer. Asimismo, el Señor ha puesto a los seres humanos las suficientes capacidades, no para chocar con nuestros defectos y debilidades, sino para comprendernos unos a otros y sacar adelante la convivencia.

El ser humano, en su naturaleza, recibió de Dios la capacidad de amar y en el amor está la capacidad de perdonar. El perdón no es fácil, pero es posible lograrlo cuando somos prudentes y pacientes para no herir a los demás.

Es verdad que muchos de nosotros no conseguimos salir hacia adelante por tener varios defectos y debilidades; sin embargo, la vida siempre nos ofrece una nueva posibilidad para poder reconciliarnos con nosotros mismos, para curar nuestras heridas y, de manera especial, para curar las heridas de nuestros hermanos, siempre en la medida de nuestras posibilidades.

Y qué decir de nuestra relación con los demás, cuando hemos sido heridos por sus filudas espinas y solo hemos encontrado una salida: herirles con las nuestras. A veces, sería conveniente que nos fijáramos un poquito más cómo el puercoespín y el erizo pueden convivir tantos años sin haber cambiado su naturaleza, y que respetándola han encontrado la forma de relacionarse sin hacerse daño.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo.

Auténticos gestos de amor

Auténticos gestos de amor

Hola… Hace algunos años el Papa Juan Pablo II visitaba la ciudad de París y una de las ceremonias programadas fue en la catedral de Notre Dame. Esta estaba completamente llena de fieles que acompañaron al Santo Padre en la celebración religiosa que allí se efectuó. Dicha catedral tiene frente a su fachada principal una enorme plaza, la cual estaba colmada de personas quienes a través de pantallas gigantes podían seguir la ceremonia que se realizaba dentro de la catedral. Cuando el Papa salió a esta plaza para saludar a los fieles, un joven, burlando el cinturón de seguridad del Santo Padre y acercándose a él, lo abrazó y por segundos ambos se miraron a los ojos. La seguridad del Papa de inmediato retiró al joven y Juan Pablo II pudo continuar su camino.

En el avión, de regreso a Roma, el Santo Padre habla con su Secretario personal, el Cardenal Estanislao; le comentó que estaba muy preocupado por lo sucedido en París y que había sentido que aquel joven lo estaba necesitando, pero que solo le pudo brindar apenas unos segundos. -Me siento muy triste, le dijo el Papa al Cardenal, porque pienso que este joven me necesitaba. En Roma, al mediodía del domingo siguiente, el Papa rezó el Ángelus ante los miles de feligreses y no se olvidó de la cara de aquel joven, por lo que, al término del rezo, pidió que, si alguien lo conocía, se pusieran en contacto con el Cardenal de París y este, a su vez, con el Papa. Además, había grabaciones porque el evento fue transmitido al mundo entero por la televisión.

Pasaron dos días y el joven se presentó ante el Cardenal de París diciéndole que él era la persona que el Papa buscaba. Después de verificarlo, inmediatamente se contactaron con Roma y el muchacho viajó al Vaticano para entrevistarse con el Santo Padre. Conversando los dos, el Papa le dijo: -Me quedé preocupado porque tu rostro reflejaba angustia y no te di el tiempo necesario. El joven le respondió: -“Su Santidad, el que usted me mirara y me abrazara fue suficiente”.

Cuántas veces en la vida no se necesitan muchas palabras, sino auténticos gestos de amor.

“Nunca dejes a Dios fuera de tus proyectos, Él es la clave del éxito”.

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo.

Tú vida, mi reflejo

Tú vida, mi reflejo

Hola… La semana pasada celebraba una Misa de Mes, acompañando a la familia de un joven que había fallecido en un terrible accidente de carretera.

Antes de comenzar la Santa Misa, un familiar se me acercó en la sacristía para indicarme que el dolor de sus parientes era infinito, ya que el joven tenía un futuro promisorio y que, apenas en unos segundos, a él y a su familia les había cambiado radicalmente el ritmo de sus vidas.

Le pregunté: -¿Qué traes en tus manos? Y me contestó: -Son recuerdos que entregaremos al final de la Eucaristía y si usted fuera tan amable bendígalos ahora. Procedí a bendecirlos y a entregarlos, pero la persona me dijo que si gustaba podía quedarme con uno ellos; con mucho cariño le indiqué que sí y comencé a leerlo.

A cada uno de ustedes, amigos lectores, les propongo la lectura de este texto que he transcrito en esta columna; para mí, con un gran contenido para reflexionar y tener en cuenta que la vida de los seres humanos no termina con la muerte, sino que esta continúa en la eternidad y es la eternidad que nos abre, de manera muy especial a quienes quedamos en este mundo, a sentir que cada palabra de nuestros seres queridos es verdaderamente no solo una lección de vida, sino además es un auténtico camino trazado por aquellos que nos esperan desde el cielo.

“Hijo mío, que estás en la tierra, haz que tu vida sea el mejor reflejo de mi nombre. Adéntrate en mi Reino en cada paso que des, en cada decisión que tomes, en cada caricia y cada gesto. Constrúyelo tú por mí, y conmigo. Esa es mi voluntad en la tierra como en el Cielo. Toma el pan de cada día consciente de que es un privilegio y un milagro. Perdono tus errores, tus caídas, tus abandonos, pero haz tú lo mismo con la fragilidad de tus hermanos. Lucha por seguir el camino correcto en la vida que yo estaré a tu lado, y no tengas miedo que el mal no ha de tener en tu vida la última palabra. Amén”.

Leído el texto del recuerdo que recibí en la misa, entiendo que es el Padre Nuestro recitado, no desde el hombre hacia Dios, sino de Dios Padre hacia cada uno de nosotros. Me quedo con estas frases: “haz que tu vida sea el mejor reflejo de mi nombre”; “Lucha por seguir el camino correcto en la vida que yo estaré a tu lado”.

“Cuando te gusta una flor la cortas; sin embargo, cuando la quieres la riegas”.

Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

 

Share This