Hola… En el transcurso de la historia de la humanidad hubo momentos claves que pudieron haber cambiado el rumbo de la historia. La mayor parte de ellos no los conocemos y cuando tenemos acceso a algunos, nos causa una enorme sorpresa y la pregunta que se nos viene a la mente es ¿qué hubiera sucedido con la humanidad si aquellos hechos se hubieran cumplido?

Lo acabo de escuchar. «En el año 1983 sucedió algo en que la humanidad estuvo en peligro si la prudencia de un hombre no hubiese estado alerta. En aquella época había en el mundo dos potencias aparentemente irreconciliables; por un lado, estaba Estados Unidos con un material bélico impresionante y, por otro lado, Unión Soviética, quien a la vez se defendía con uñas y dientes de un posible ataque estadounidense. Se llamaba la guerra fría porque si bien es verdad, nunca se desató; ambos países siempre vivieron al límite.

Un 26 de setiembre, en Europa, concretamente en Moscú, había una sala muy especial que tenía un botón rojo, junto a él un soldado ruso estaba durante las 24 horas del día. Su misión era que si sonaba la alarma tenía que apretar dicho botón y se desataría una guerra mundial. Sucedió que la alarma sonó, pero aquel soldado, después de un análisis de breves minutos, se dio cuenta de que lo que estaba sucediendo no era normal. Estados Unidos no podía atacar a Rusia con solo cinco misiles… Después de investigar conscientemente, se dio cuenta de que las máquinas no funcionaban bien, porque ese día se estaba produciendo el equinoccio de otoño y la configuración de los astros hizo que las maquinarias rusas fallaran y, por ende, sonó la alarma mortal. A partir de ese momento el soldado ruso tuvo la capacidad de la prudencia; en un caso tan delicado como este no era para actuar de cualquier manera. Aquel hombre salvó a la humanidad; apretando el botón rojo se hubiera desatado una guerra nuclear mundial, donde la inmensa mayoría de la humanidad hubiéramos ya pertenecido a la historia».

Cabe reflexionar, después de contarte este secreto, ¡qué pudo haber sucedido!, pero quedó en anécdota; sin embargo, resalto y rescato la prudencia de aquel hombre que supo analizar, en segundos, lo que estaba sucediendo y no actuó precipitadamente; eso puede ser válido para la historia de cada uno de nosotros.

“En tu trabajo eres uno más, en tu hogar eres único”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en facebook: Agustinos Perú / Pablo Larrán García

Share This