Hola… Una de las capacidades que Dios nos ha dado a los seres humanos es la “creatividad”. No porque alguien hizo así las cosas, tenemos que seguir haciéndolas igual. Gracias a la “creatividad” el ser humano no se quedó estancado en las cavernas; por eso, cada día, tenemos la posibilidad de sorprendernos por lo que un ser humano puede hacer por la humanidad.

Uno de los mejores basquetbolistas de la historia se llama Michael Jordan; cuenta que cuando era niño, él y su familia vivían en una situación muy pobre, por lo que tenían que vender cosas, incluso hasta la camisa para poder sobrevivir. Un día su papá le dio una camisa vieja y le dice: -Hijo mío, mira si la puedes vender, aunque solo te den un dólar. Lo primero que hizo Michael fue ir a lavarla, plancharla y meterla en una bolsa, y de aquella camisa sucia y arrugada logró, casi casi, una camisa nueva. Por supuesto que la vendió y a buen precio… Ante este éxito el papá no se quedó atrás y le pidió que vendiera un polo, al cual Michael Jordan le puso imágenes de Mickey Mouse; demás está decir que se lo quitaron de las manos, por lo que realizó una muy buena venta. Al día siguiente el padre le dio otra camisa y Jordan pensó algo diferente, en acudir a un canal de televisión donde esa noche entrevistaban, en vivo y en directo, a quien en esa época de los 80 era la estrella de la televisión: Farrah Fawcett. Se paró en la puerta del canal, esperó que terminara la entrevista y cuando salió la Fawcett, se le acercó y le pidió un autógrafo. Ella miró al adolescente y le preguntó su nombre, el cual escribió en la camiseta, poniendo además: Con mucho cariño, de parte de Farrah Fawcett. Esta camiseta autografiada por aquella estrella de la televisión, Michael la pudo vender en 1500 dólares.

Al inicio de esta conversación te comentaba cuán importante es en la vida poner en práctica la cualidad que Dios nos ha dado de pensar y, por ende, de ser creativos.

Antes de irme les comento que, mi amiga Lorena, de la Compañía Aérea Plus Ultra, me ha invitado a bendecir un avión que surcará los cielos del mundo y que se llamará: “SEÑOR DE LOS MILAGROS”. Creo que es un maravilloso homenaje a nuestro Cristo Morado.

“Cuando el teléfono estaba atado a un cable, los humanos éramos libres”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo

Share This