Hola… Hace unos días conversaba, vía skype, con el “beduino de Marruecos”, amigo que conocí en uno de los viajes a este bello país. La filosofía del beduino, tan antigua y tan presente, me hace pensar cómo los seres humanos hemos sido, somos y seremos lo mismo. Me contó una tradición de su pueblo que habla de miedos y temores que todos tenemos ante los espejismos:

«Un león caminaba con su manada por el desierto y en un descuido se perdió de sus compañeros. Los buscó intensamente sin lograr dar con ellos. Y fructuosamente preguntó a todos los demás animales si habían visto a su manada, pero nadie le pudo dar razón de ello. Agobiado se acercó a un riachuelo que pasaba por aquel lugar y por la sed que tenía se adentró en el agua para poder beber un poco. Cansado y sin fuerzas vio en el fondo del riachuelo otro león, ocasionándole un pavor inmenso y retrocedió hacia la orilla. Sin embargo, la sed era más fuerte que sus temores e ingresó nuevamente al río y se volvió a encontrar con el otro león…; temeroso retrocedió. Lo hizo varias veces, pero llegado el momento se dijo: -Me muero de sed y si no soy capaz de pelear con ese león, voy a morir deshidratado y con valentía y arrojo entró al río… ¡Oh sorpresa!, el otro león era él mismo que se reflejaba en las aguas del riachuelo».

Mi amigo, el beduino, me dijo: -Hermano, en la vida a los seres humanos nos atenaza el miedo y a veces creamos enemigos donde no los hay, por eso es necesario tener el suficiente coraje para arriesgar y conquistar que, en definitiva, esa es la meta.

No cabe la menor duda que a la valentía debemos de sumarle la prudencia, pero lo que no debemos hacer nunca en la vida, es dar espacio al miedo y huir de las dificultades. Tenemos que tener el arrojo suficiente para estar por encima del sacrificio o, mejor aún, acompañados del sacrificio poder lograr las metas y sueños que nos hemos propuesto.

Agradezco a las personas que ingresan a mi facebook y, por supuesto, los comentarios inmerecidos para mí, pero motivadores.

Hoy es 8 de diciembre, Fiesta de la “Inmaculada Concepción” y dejo a Mons. José Luis, Obispo del Callao y caminante, como yo, en este periódico, para que te explique el significado de esta fiesta, con su autoridad y saber.

Saludos a todos los locutores de radio, cuyo Día celebramos hoy, ya que el Arcángel San Gabriel fue el locutor que trasmitió el mensaje de Dios a la Virgen María.

“Cuando el teléfono estaba atado a un cable, los humanos éramos libres”

Gracias por llegar hasta aquí. Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

Contáctanos en Facebook: Padre Pablo

Share This