Brindemos paciencia en estos tiempos difíciles

Brindemos paciencia en estos tiempos difíciles

Hola… Hace algunos años llegó a mi computadora un video con una magistral lección de vida, cuyo contenido era importante, pero técnicamente hablando no tenía mayor valor. Transcribo las imágenes:

“El plano abierto es de un jardín que muestra una banca en medio del mismo, donde se encuentran dos personas, una de ellas de edad adulta y a su lado un joven. Ambos están en silencio, el cual es roto por el anciano que, con mirada fija hacia el horizonte, señala con un dedo preguntando: -¿Qué es eso? El joven le contesta: -Papá, es un pajarito que se ha posado en las ramas de ese árbol. Pasaron quince segundos, el anciano vuelve a preguntar señalando con el dedo: -¿Qué es eso? Y el joven le dice: -Papá, ya te dije que es un pajarito que siempre te ha gustado mucho, es una cuculí. El padre inmutable, el hijo nervioso y apenas quince segundos después el anciano vuelve a preguntar: -¿Qué es eso? El joven, ya un poco molesto, le dice: -Papá, ¡cuántas veces tengo que decirte que es un pajarito llamado cuculí! La cuarta vez que el anciano preguntó, la respuesta del hijo fue brutal, prefiero no copiarla. El padre se levantó de la banca, cruzó el jardín, ingresó a una casa de la que volvió a salir diez minutos después trayendo un cuadernito en su mano. Llegó a donde estaba su hijo, se volvió a sentar en el mismo sitio, abrió el cuaderno y leyó: -Hace muchos años mi hijo me preguntó: -Papá, ¿qué es eso? Y le contesté: -Es una cuculí hijo. El niño siguió preguntándome varias veces y con cariño le respondía; abrazándole y besándole en la frente buscaba resolver su interés, dando respuesta a las lógicas preguntas de un niño. Fácil fueron veinte veces y con mucha ternura se las repetía.

            Perdóname papá, yo era ese niño y parece que no aprendí la lección. Nunca más volverá a suceder”.

            Es posible que muchos de ustedes conozcan esta historia, pero soy consciente que hoy en día, de manera muy especial por la pandemia que estamos viviendo, tengamos como prioridad el cuidado de nuestros ancianos, quienes no solo nos dieron la vida, sino que, con paciencia, nos han enseñado a vivir.

“Deja que tu Fe sea más grande que tus miedos”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

¿Verdad o mentira?

¿Verdad o mentira?

Hola…  El mes de setiembre es un mes llamado a la esperanza, porque después de lo que estamos pasando están apareciendo algunos signos que nos pueden dar luz a una larga noche que hemos vivido durante los últimos tiempos.

            “Quiero contarte una historia en la cual aparecen dos personajes centrales: Uno de ellos se llamaba “LA VERDAD” y el otro “LA MENTIRA”; ambas caminaron juntas hasta un lago y decidieron tomar un baño. Se quitaron la ropa y se lanzaron al agua, conversaron, se relajaron y repentinamente LA MENTIRA salió rapidísimo del agua, pues como sabía dónde había dejado la ropa LA VERDAD, se la puso y se fue corriendo, lógicamente vestida con la ropa de LA VERDAD; a su vez esta, viendo lo sucedido, salió rápido de la laguna pidiéndole a LA MENTIRA que le devolviese su ropa, pero no lo hizo. Ocurrió algo que nos debe llevar a la reflexión: Al caminar LA VERDAD desnuda por las calles, la gente se molestaba y murmuraba mirando para otro lado, por lo que acongojada no le quedó otra que regresar y recluirse para siempre. Por eso LA MENTIRA corre por el mundo vestida de LA VERDAD”.

            Ciertamente, es una alegoría, una parábola, pero en un mundo como el nuestro es muy posible que nos sintamos confundidos con aquello que nos dicen, pensando que es verdad y no es más que una mentira disfrazada de verdad. Se ha puesto de moda algo peligrosísimo que suele suceder con el mundo de la fotografía, donde uno cree lo que está viendo y en realidad es un montaje que pasa como verdad.

            Hace unos años, con mi hermana y un grupo de peregrinos, camino a Medjugorje estuvimos dos días en Madrid y fuimos a visitar el Estadio Santiago Bernabeu donde hicimos un lindo recorrido; antes de salir preguntan con qué futbolista quieres tomarte una foto, por supuesto que esta no es con el personaje real, es una fotografía montada en tamaño natural; en mi caso fue con Cristiano Ronaldo o, mejor dicho, con su fotografía, pero más de uno piensa o puede llegar a pensar que, tanto Ronaldo como yo, somos reales y el único real soy yo.

            LA MENTIRA le robó su ropa a LA VERDAD y no se la devolvió. A LA VERDAD le hicieron bullying y está escondida en un pozo porque suele estar desnuda por ser auténtica.

“Deja que tu Fe sea más grande que tus miedos”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

El compromiso de nuestros anhelos

El compromiso de nuestros anhelos

Hola… Ayer fue el Día de Santa Rosa de Lima y a partir de este momento me gustaría que me acompañes en una oración dirigida a nuestra Santa Limeña para que sea ella, al lado de San Martincito de Porres, quien en unos días tan aciagos como los que estamos viviendo, sea su intercesión nuestra fortaleza para salir hacia adelante en esta etapa de dolor y desesperanza.

            En la vida de los Santos no podemos resumir en una palabra o en un simple contexto toda la riqueza que transmiten a la Iglesia, o quedarnos simplemente, como muchas veces lo hemos hecho, en algo tan anecdótico, siendo para su vida muy importante como fue el ayuno y mortificaciones que ella misma había descubierto para moderar sus instintos y ofrecerle a Dios pureza y plenitud.

            Recuerdo que hace años una famosa modelo “pop” en el mundo de las pasarelas y posiblemente una de las que más cobraba por cada contrato, estamos hablando de cantidades millonarias por jornada de trabajo, contó que después de un desfile en Miami, todos los participantes fueron invitados a la recepción en un hotel de Coral Gables; viendo la cantidad y exquisita comida servida en el buffet, se le acercó un periodista y en la conversación surgió esta pregunta intrascendente: -De todo esto, ¿qué has comido? Y ella le contestó: -Una uva. Admirado el entrevistador repitió la respuesta diciendo: -¡Solo te has comido una uva! -Por supuesto, le dijo ella, guardo una dieta estricta para mantener mi cuerpo y mi mente despejada; por eso estoy en las pasarelas más importantes del mundo.

            Muchas personas, bien por salud, por ser deportistas de élite, o por muchas otras razones, saben cuidarse siguiendo un fin superior que no necesariamente los “mortales” entendemos, pero ellas no tienen por qué darnos explicación.

            Santa Rosa de Lima fue, primordialmente, una mujer entregada totalmente a Dios y esa entrega la llevó a un compromiso social que fue una gran riqueza para los más necesitados de aquella Lima que la conoció. Todos los sacrificios, ayunos y mortificaciones son difíciles de comprender desde nuestra visión de la vida y es por ello que buscar lo anecdótico de Santa Rosa de Lima, es perder de vista una de las vidas más ricas que nos ha dado la historia del Perú, al igual que otros hombres y mujeres han sabido construir un Perú capaz de soportar los más grandes avatares de la historia.

“Una sola alma y un solo corazón hacia Dios”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Tiempos de esperanza, consuelo y ayuda

Tiempos de esperanza, consuelo y ayuda

Hola… Hoy quiero hablarte de un hombre de Dios; por lo tanto, de un hombre bueno. Lo conocí hace muchos años cuando apenas era estudiante de Teología en la Facultad de Teología de Lima. No recuerdo haber estado en su Ordenación Sacerdotal, pero sí tuve la oportunidad de compartir con él en varias oportunidades, posteriormente cuando era Obispo Auxiliar de Lima y en la actualidad de la Arquidiócesis de Arequipa. Me refiero a Monseñor Raúl Chau Quispe.

            En este encuentro quiero hacerte referencia de cómo ante una realidad dolorosísima como la que estamos viviendo, creo importantísimo no perder de vista y valorar a quienes están haciendo una maravillosa labor social. Es cierto que leemos en el Evangelio una frase indicándonos que “lo que haga tu mano derecha no tiene por qué saberlo la izquierda”; y añadiendo a esta frase, recordamos el pasaje de Juan 4, 37 que dice: “Uno es el que siembra y otro el que cosecha”. Sin embargo, esta es una época donde muchos intentan minimizar y muchas veces ignorar la labor silenciosa y fructífera de la Iglesia, poniendo en titulares errores, defectos y pecados que, con mucha pena, debe reconocerlos y con mucho esfuerzo y fortaleza del cielo debe superarlos.

            Monseñor Raúl me escribió así: “Hoy lunes empezamos el día visitando la zona del Alto Cayma, siempre con la grata compañía del P. Alex que continuamente está acompañando a estos hermanos nuestros que pasan necesidad, para llevarles esperanza, consuelo y ayuda en nombre del Señor y de la Iglesia.

            Gracias a la generosa ayuda de personas entusiastas y comprometidas con la Iglesia es posible dar 1,800 almuerzos diarios en 14 comedores, algunos muy sencillos como los que ves en las fotos que te envío.

            Que Dios siga bendiciendo a las personas entusiastas y comprometidas, a las empresas e instituciones que hacen posible que muchos que pasan grandes necesidades no se sientan abandonados.

            Hemos repartido también los politos, chalinas y chompas tejidas por señoras de Lima, además de mantas polar donadas por señoras arequipeñas.

            Unidos venceremos la COVID-19, siempre de la mano de Dios”.

            Quería compartir estas líneas con ustedes para que aquellos que nos sentimos profundamente identificados con la Iglesia, notemos el respaldo de estas personas que no serán noticia, pero cuya labor será premiada por el Todopoderoso que ve cada detalle y valora el trabajo de quienes lo hacemos en su Nombre.

            Que Dios siga bendiciendo al Arzobispo Javier del Río Alba y a Monseñor Raúl Chau Quispe.

“Una sola alma y un solo corazón hacia Dios”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.

Siendo honestos lograremos grandes propósitos

Siendo honestos lograremos grandes propósitos

Hola… Hace unos días pude ver una imagen, la cual me llevó a una reflexión, al menos para mí, muy importante. Era un cuadro donde se notaba el desierto por la arena y había dos señales: una de ellas, en forma de flecha, indicaba “Agua a 5 kilómetros”; la otra era una flecha en dirección totalmente contraria que ponía: “H2O a 50 metros”. Un hombre, arrastrándose sobre la arena, tomaba la dirección que señalaba el “Agua a 5 kilómetros”; es innegable que éste estaba exhausto por el calor, deshidratado y no se sostenía de pie por lo que se arrastraba en busca del agua salvadora.

            Debajo de esta foto estaba escrita la siguiente leyenda: “Este hombre puede morir por desconocer que H2O también es agua”. Difícilmente podría llegar traspasando el desierto 5 kilómetros más, cuando en realidad su salvación se encontraba apenas a 50 metros, pero por ignorancia estaba perdiendo la gran oportunidad de su vida.

            Siempre la escuché y me parece que es una frase muy significativa que dice: “El saber no ocupa lugar”. Si fuéramos conscientes de que todo aquello que nos conduce al conocimiento de las cosas nos evitaría cometer errores que, en algunos casos, hasta pueden ser mortales, en mi opinión el ejemplo que describí anteriormente es sumamente significativo para nuestra época. Pudiera darse el caso de que muchos de nosotros nos conformemos con las informaciones superficiales y no ahondemos más el conocimiento de las cosas cuando, eso sí, esforzándonos un poquito podríamos tener un dominio de ellas con las cuales llegaríamos a tomar las mejores acciones o, lo que es lo mismo, a tomar las mejores decisiones.

            También traigo a la reflexión que, a veces, algunas personas quieran acceder a trabajos siendo conscientes de no estar preparadas y piensan que no importa, que en el camino irán adquiriendo conocimientos, sin querer darse cuenta del daño que puedan estar causando a otros. No me gustaría especificar ninguna profesión, creo que todo lo que hacemos y todas las responsabilidades que adquirimos, previamente deberíamos preguntarnos: ¿Estoy preparado para ello? Porque si no fuera así, cuántas serían las personas a las que podría hacerles daño, fruto de mi falta de preparación y en la vida debemos ser “honestos”. Si algo no sabemos, no nos hagamos daño y, por supuesto, no dañemos a los demás.

            Son tiempos estos de tomar decisiones vitales. Seamos honestos a la hora de actuar.

“Una sola alma y un solo corazón hacia Dios”.

            Gracias por llegar hasta aquí.  Hasta la próxima semana. ¡Que Dios nos bendiga!

            Contáctanos en facebook: Padre Pablo.